lunes, 25 de marzo de 2013

Tales of war, Red ridding Hood, Caperucita Roja de armas tomar.

Hoy os dejo una miniatura que pinte para un regalo, en el que los hados, los planetas y el karma se juntaron para que saliera todo a la perfección.
La miniatura se trata de Caperucita Roja de la empresa Tales of War, creadores de miniaturas épicas de diferentes temáticas y tamaños, ideales para wargames, juegos de Rol o similares, poseen también algún juego basado en sus creaciones de tipo "bandas".
Son miniaturas de gran detalle y profesionalidad, muy imaginativas y provocativas, muchas inspiradas en cuentos clásicos, como ricitos de Oro, El gato con botas o la que aquí os dejo: Caperucita Roja.





Hay dos modelos diferentes de Caperucita Roja, de dos tamaños, sin duda me quedo con este, con lobo, kalasnikov, y pose de tipa dura.





Es cierto que quien no llora no mama y, que hablando, se entiende la gente. Desde aquí quiero agradecer a los chicos de Tales of War los esfuerzos por sacar a flote una empresa en los tiempos que corren, con ese espíritu de los emprendedores y de las personas que, pudiendo tropezar, aprenden de sus pasos.

A quien les guste el mundillo de las miniaturas, los wargames o la pintura, no podéis dejar de visitar el blog y la tienda Online, tienen cosas muy chulas, mención especial por la adaptaciónd e cuentos clásicos, como ya he dicho, y temática oriental-samurai y el gótico clásico, que a muchos les gustará.

Os dejo, sin más preambulos con las imágenes de la miniatura que pinté.

Por cierto, las fotos son obra de la gran Ana Belen Dominguez.
El color lo tenía claro, destacar el rojo sobre colores apagados o neutros, blancos, negros, marrones y metales apagados.
La peana fue cubierta con cesped electroestático, una ramita hecha con restos de masilla verde y un champiñón solitario.

El lobo en principio iba  a ser negro como el Carbón y de ojos rojos, pero vi que se desaprovecharía el detalle de modelismo y tiro a un gris norteño, ojos rojos pero de brillo amarillo.

El rollo colegiala/sirviente francesa le dota de aspecto más sexi, que se contrapone con sus armas, granadas y pose desafiante.

Tuve claro que mi Caparucita no sería rubia, donde este una morena... Además quería que la capucha destacase sobre el cabello azabache.
Et Voilá! no sabemos si ha salido a recoger fresas o flores o cadáveres, pero parece que a su némesis lobo lo ha domesticado... la historia no es siempre como la pintan, ni las chicas tan frágiles como nos hacen creer!


Para terminar un Gif de la susodicha girando sin cesar:



No dejeis de visitar a estos artesanos de la fantasía Tales of War y espero que en un futuro tenga más de estas asombrosas miniaturas para pintar y decorar las estanterias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada